Especificado por ARSAT, el desarrollo del ARSAT-1 fue llevada adelante por INVAP, con supervisión técnica de ARSAT, en el Edificio de Integración Satelital ubicado en la ciudad de San Carlos de Bariloche e inaugurado el 19 de enero de 2010. Para ello fue fundamental la experiencia previa en operación y prestación de servicios sobre satélites del personal de ARSAT, empresa que realizó la supervisión técnica de todo el proyecto.
Diseño del ARSAT-1

Una vez concluida la fase revisión de diseño se dio inicio a la integración de la carga útil, es decir, a los transpondedores, antena y demás equipos que intervienen en la recepción y transmisión de señales radioeléctricas y que constituyen lo que se conoce como el módulo de comunicaciones de un satélite. En paralelo, se trabajó en el módulo de servicios, es decir, la estructura y los equipos del satélite que brindan soporte a la misión, como el subsistema de propulsión y los equipos de aviónica que controlarán la orientación del satélite. Una vez realizado esto, fue posible proceder al acople del módulo de comunicaciones con el módulo de servicios, tarea que se completó en febrero de 2013. Este proceso, que se conoce como mating significó el nacimiento del satélite como un sistema único.

Con el ARSAT-1, la Argentina ha dado un salto significativo en su capacidad de diseñar, fabricar y operar satélites. En este caso, hablamos de un satélite geoestacionario que requiere una vida útil de 15 años en órbita sin posibilidad de ser reparado, una disponibilidad de servicio del 99,99% y una precisión de apuntamiento de 0,15°. Hay muy pocos países que fabrican satélites de características tan exigentes.

El ARSAT-1 es el primer satélite geoestacionario de nuestro país. Y es “bien argentino”: fue diseñado en la Argentina para brindar servicios de igual calidad a todas las poblaciones que lo habitan. Entre sus componentes se destaca que la computadora principal, una evolución de la que está volando desde 2011 en un satélite argentino de observación de la Tierra, el SAC-D (de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales), que lleva un sofisticado instrumento de NASA. De esta forma, nuestro país sigue avanzando en la concreción de proyectos satelitales y en el afianzamiento del sector espacial, para el cual el ARSAT-1 constituye un hito histórico.