Argentina despide al satélite ARSAT-1

El sábado 30 de agosto será transportado en un avión Antonov desde San Carlos de Bariloche hasta la Guayana Francesa, donde será lanzado al espacio a mediados de octubre. El primer satélite fabricado en la Argentina por la empresa ArSat, brindará servicios de televisión, acceso a Internet y servicios de datos y de telefonía sobre IP a todo el territorio nacional y países limítrofes.

Medium image version

El sábado 30 de agosto comenzará el traslado del satélite ARSAT-1. Será llevado por tierra desde la sede de INVAP, en San Carlos de Bariloche, hasta el aeropuerto de esa ciudad. El convoy contará con cuatro camiones: uno para trasportar el satélite y los restantes el equipamiento técnico necesario para su manipulación y para la realización de nuevos ensayos en Guayana Francesa.

El satélite, que está embalado en un contenedor especialmente acondicionado para su transporte, ingresará mediante una rampa por la proa de la nave, mientras que el resto de los materiales lo harán por popa, en este caso mediante rieles ubicados sobre la pista para el operativo. El avión que lo transportará hasta el aeropuerto de Cayenne será un Antonov AN-124. La elección de este avión ucraniano se realizó en razón del peso y las dimensiones de la carga, ya que usualmente se lo utiliza para el traslado de locomotoras, fuselaje de aviones y otras cargas de gran magnitud.

En simultáneo se realizará un festival popular en el Centro Cívico de San Carlos de Bariloche, donde todos los ciudadanos podrán ver este histórico proceso en vivo por pantalla gigante, además de participar en shows y actividades para toda la familia que se realizarán durante todo el día, proporcionadas por los Ministerios de Planificación, Cultura, Desarrollo Social y Ciencia y Tecnología de la Nación y la Municipalidad de San Carlos de Bariloche.

Será un hecho sin precedentes en la historia de la República Argentina, y al respecto, Matías Bianchi, presidente de ARSAT, destacó: “Estamos cada vez más cerca de tener el primer satélite argentino de telecomunicaciones prestando sus servicios al país. Un proyecto que demandó alrededor de un millón de horas hombre y una importantísima inversión del Estado nacional, que demuestran el gran compromiso de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner con el desarrollo de la industria espacial argentina y la soberanía satelital”.


El despegue del Antonov será el domingo 31 alrededor de las 10 horas y realizará una escala en Ezeiza para cargar combustible. Una vez en Cayenne, el primer satélite argentino de telecomunicaciones será nuevamente transportado por tierra hasta Kourou, ciudad franco-guyanesa en la que tiene su centro espacial Arianespace, consorcio conformado por el Centro Nacional de Estudios Espacial francés y todas las empresas espaciales europeas. La empresa fue elegida por ser la más importante y confiable del mundo en el rubro.

“Este es el resultado de un gran trabajo no solo de ARSAT sino también de muchos organismos, entidades y empresas, sin las cuales no podríamos haber concretado este proyecto sin precedentes: El Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios; la Secretaría de Comunicaciones; el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas; el Banco Central; Nación Seguros y Reaseguros; INVAP y CEATSA, entre otros, fueron grandes artífices en la concreción de esta realidad. Por otra parte, Aduana Argentina, Policía de Seguridad Aeroportuaria, Gendarmería Nacional, Vialidad Nacional, Administración Nacional de la Aviación Civil, Policía de la Provincia de Río Negro y Aeropuertos Argentina 2000, son también clave en todo lo que respecta al traslado del satélite”, afirmó Matías Bianchi.

Por su parte, Norberto Berner, secretario de Comunicaciones, resaltó: “Esta política se enmarca en la recuperación de la soberanía que ha emprendido el Gobierno Nacional desde 2003. Estamos construyendo historia y poniendo al país donde siempre debió estar. Enorgullece saber que Argentina es uno de los 8 países en el mundo que construyen este tipo de satélites y eso no es casualidad, es decisión política”.

La puesta en marcha de la etapa final para el lanzamiento del ARSAT-1 significa un hito para el país, ya que si el Estado Nacional no hubiese tomado la decisión en 2006 de producir nuestros propios satélites mediante la creación de la empresa ARSAT, Argentina hubiese perdido las posiciones orbitales asignadas. Por eso, podemos afirmar que con esta decisión hemos construido nuestra soberanía satelital.

ARSAT-1 es el primero de los satélites del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, un plan que implica el diseño y fabricación de tres satélites propios y su puesta en órbita y operación por la Argentina con el objeto de incrementar las capacidades de nuestro país en materia de telecomunicaciones, defender las posiciones orbitales asignadas al país e impulsar el desarrollo de la industria espacial. El diseño de la huella del ARSAT-1, que concentra su potencia máxima sobre el territorio nacional –incluyendo las bases antárticas e Islas Malvinas– permitirá brindar conectividad de igual calidad a todas las regiones del país, enmarcándose así en las políticas públicas del Estado nacional para reducir la brecha digital.

ARSAT es la empresa del Estado nacional creada en 2006 para desarrollar el Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, actualmente también a cargo de otros importantes proyectos de telecomunicaciones. El 98% de sus acciones pertenecen al Ministerio de Planificación, Inversión pública y Servicios, y el 2% restante al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.