Exitoso lanzamiento del ARSAT-1 al espacio

Luego de años de dedicación, se concretó el lanzamiento del primer satélite producido en la Argentina y que brindará cobertura en Telecomunicaciones a todo el cono sur. La presidenta Cristina Fernández acompañó el evento a través de una videoconferencia desde la Casa Rosada.

Medium image version

Exactamente a las 18.45 hs el satélite ARSAT-1 fue lanzado al espacio en el cohete Ariane 5 desde la base ubicada en Guayana Francesa, con la presencia del secretario de Comunicaciones, Norberto Berner; el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido; el presidente de ARSAT, Matias Bianchi; y el subinterventor de la Comisión Nacional de Comunicaciones, Nicolás Karavasky. La emoción mezclada con las lágrimas no se hicieron esperar. Tanto la comitiva oficial como los científicos y técnicos que estuvieron un mes y medio en la ciudad de Kourou estallaron de emoción al producirse el inicio de esta nueva etapa tan esperada: la puesta en acción del primer satélite geoestacionario diseñado y producido en Argentina. La presidenta Cristina Fernández también participó de este hecho histórico a través de una videoconferencia en vivo.

“Este trabajo en conjunto entre el Estado nacional, las provincias, los municipios y los privados va a repotenciar el acceso a zonas remotas, lo que significa que todos los argentinos van a tener igualdad de oportunidades. ARSAT-1 brindará servicios a zonas remotas o a lugares donde la competencia se achica reforzando las prestaciones de todo el territorio nacional. Ahí es donde el estado aparece brindando igualdad de acceso. Con este satélite estaremos llegando a la Puna, la Patagonia, el Impenetrable, la Cordillera de los Andes y a lugares que se encuentren alejados de los centros urbanos”, afirmó el secretario de Comunicaciones Norberto Berner.

La transmisión estuvo a cargo del periodista y conductor Víctor Hugo Morales y del divulgador matemático Adrián Paenza quienes condujeron la emisión realizada a través de la Televisión Pública y acompañados de especialistas en la materia. Luego, del lanzamiento se realizó una videoconferencia en vivo con la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. “Fue emocionante ver esa bola de fuego que iba hacia arriba como símbolo del progreso que asciende y es un orgullo como presidenta poder contarles este tipo de noticias”, ratificó la primera mandataria. En este sentido, prosiguió agradeciendo a todos y a todas los que participaron en este proyecto y manifestó representar a los 40 millones de argentinos al decir esto.

Además, la presidenta aseguró: “hoy tuve la clara sensación de que los sueños se pueden ver cuando uno está despierto, eso sentí cuando vi el despegue del ARSAT-1. En 2006 Néstor Kirchner decidió crear el Programa Espacial Nacional y a la empresa ARSAT; ese fue su sueño y hoy es una realidad”. Asimismo, no dudó en señalar que “ésta es una conquista de todos los argentinos porque nadie va a poder derogar esto. Las alas del ARSAT-1 ya están desplegadas y por eso mismo también están desplegadas las alas de todos los argentinos, de la libertad y de la igualdad; como siempre digo: tu Patria, mi País.” Finalmente, recordó que también está en marcha el desarrollo de los satélites ARSAT-2 y 3 que serán lanzados en los próximos dos años.

Tras la emoción por el éxito del lanzamiento, el secretario Berner sostuvo: “hemos complementado acciones que actuando conjuntamente nos permitieron pasar de 4 millones y medio de celulares en 2003, es decir que solo un 12% de la población tenía terminales móviles, a más de 45 millones de aparatos universalizando el acceso al servicio.” En este sentido, también destacó que “el Estado Nacional tiene como fundamento de su trabajo diario sostener esas posibilidades manteniendo esa base lograda y, a partir de allí, mejorar la capacidad de manera que esa universalización sea para todos y de la mejor calidad.”

Matias Bianchi, presidente de ARSAT, también tuvo unas palabras para celebrar el éxito de la misión: “el ARSAT-1 no es el fin de un proyecto sino el comienzo de un legado tanto para nosotros como para las futuras generaciones de argentinos”, declaró. Y agregó que “también es importante reconocer el trabajo de INVAP y CEATSA, ya que de esa forma juntos pudimos dar un paso que nos permitió convertir ese horizonte lejano en una realidad presente”.

Además, el directivo aseguró que "esto es una muestra más de las políticas de inclusión y de la disminución de la brecha digital" y definió este día como "especial, porque celebramos el camino hacia una patria grande satelital".

Por otro lado, el ministro de Planificación Julio De Vido mostró su entusiasmo por este importante paso y declaró que “estábamos muy emocionados cuando vimos despegar al satélite, fue un espectáculo que nunca soñé en mi vida poder ver. Gracias a la tarea histórica de Néstor y a la tarea diaria que hace la presidenta es que hoy podemos estar disfrutando de este gran logro”. Y explicó que éste “es un hito histórico para la historia y la ciencia en el país que no vamos a olvidar nunca”.

Durante el lanzamiento, también estuvieron presentes distintas autoridades nacionales como ser los jefes del proyecto de INVAP, Ignacio Rossi, y de ARSAT, Andrés Rodriguez. Asimismo, asistieron los gobernadores Sergio Urribarri, de Entre Ríos, y Gildo Insfrán, de Formosa, y los intendentes Patricio Mussi, de Berazategui, y María Eugenia Martini, de Bariloche.

El ARSAT-1 compartió el viaje al espacio con un segundo satélite de origen estadounidense, propiedad de Directv. Media hora después de despegar, el satélite argentino quedó por sus propios medios en una órbita provisoria cercana a los 300 km. de la tierra. A partir de ese momento, desde la Estación Terrena Benavídez (ARSAT) realizaron el seguimiento y ejecución de los comandos para llevar al satélite de esos 300 km., donde se desprendió del lanzador, a los 35.786 km de altura. En ese momento fue ubicado en la posición 71,8° de longitud Oeste desde donde deberá operar durante 15 años. Allí quedará orbitando sobre el plano del Ecuador para ofrecer servicios de Telecomunicaciones a la Argentina y países limítrofes (Chile, Brasil, Uruguay y Paraguay).