Aseguraron al ARSAT-1, primer satélite de telecomunicaciones argentino

La firma de la póliza de aseguramiento del ARSAT-1, el primer satélite geoestacionario fabricado en el país, significó un importante reconocimiento internacional a la Argentina que afirma así su capacidad para llevar adelante misiones tecnológicas de alta complejidad.

Medium image version

El martes 1 de abril se firmó la póliza de aseguramiento del ARSAT-1, el primer satélite geoestacionario fabricado en el país que será lanzado al espacio en pocos meses para que brinde servicios de TV, Internet, telefonía y datos. La obtención del seguro es un importante reconocimiento internacional a la Argentina que afirma así su capacidad para llevar adelante misiones tecnológicas de alta complejidad.


El acto, que se realizó en la Estación Terrena de ARSAT en Benavídez (Provincia de Buenos Aires), contó con la presencia del secretario de Comunicaciones de la Nación, Noberto Berner y la subsecretaria de Coordinación Económica y Mejora de la Competitividad, Mariana González. La firma del contrato de seguro recayó en el presidente de ARSAT, Matías Bianchi, y del presidente de Nación Seguros, Juan I. Forlón.

La póliza otorgada por Nación Seguros, que tiene el respaldo de importantes reaseguradores internacionales, no solo cubre al ARSAT-1, que volará al espacio este año, sino también al ARSAT-2 (que será lanzado en 2015). Las condiciones de aseguramiento ofrecidas a ARSAT para sus satélites son record, con tasas muy convenientes, sustancialmente menores a las otorgadas a otras plataformas nuevas. Además, es la primera vez que se le ofrece a una primera plataforma un seguro a largo plazo, por la duración de toda su vida útil.

Para obtener el aval del mercado reasegurador internacional, nuestros satélites debieron pasar intensos procesos de auditoría y revisión de procedimientos, de manejo del riesgo y de control de calidad, realizados bajo la observación de expertos internacionales y empresas de primera línea. De esta forma, además de la posibilidad de iniciar rápidamente la reposición en caso de fallas irremediables, la póliza de seguro es en sí misma una prueba de máximo nivel que avala la calidad de nuestros satélites y de los procesos de diseño y producción.

Lo que parecía imposible en 2006 hoy es una realidad que reconocen los máximos expertos en satélites del mundo.