El proyecto de Ley para el desarrollo de la industria satelital obtuvo dictamen en el Senado

Senadores y funcionarios trataron en la Cámara Alta el proyecto de ley que promueve, garantiza y reguarda el desarrollo satelital en la Argentina.

Medium image version

En el primer día de debate en el Honorable Senado de la Nación estuvieron presentes el presidente de la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC), Norberto Berner, y el presidente de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (ARSAT), Matías Bianchi, quienes expusieron los principales argumentos del Proyecto de Ley de Desarrollo de la Industria Satelital presentado la semana pasada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner luego del lanzamiento del segundo satélite geostacionario de telecomunicaciones ARSAT-2. Una vez realizada la exposición, la iniciativa obtuvo dictamen en las comisiones de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión y en la de Presupuesto y Hacienda, en el Salón Azul del Congreso de la Nación. Ambas comisiones estuvieron presididas por los senadores nacionales Liliana Fellner y Juan Abal Medina.  A su vez, estuvieron presentes Miguel Ángel Pichetto, jefe de Bloque del Frente para la Victoria, y Héctor Otheguy, gerente General y CEO del INVAP.

Los ejes principales del proyecto consisten en declarar de interés público al desarrollo de la industria satelital como política de estado, otorgándole prioridad nacional en lo relativo a satélites geoestacionarios de telecomunicaciones, y establecer la aprobación de un “Plan Satelital Geoestacionario Argentino 2015-2035”. En este sentido, el objetivo es dar continuidad a las capacidades desarrolladas e instaladas en materia satelital y de telecomunicaciones, garantizando y promoviendo el diseño y  construcción de satélites geoestacionarios de telecomunicaciones, tanto para uso propio como para terceros. De esta manera, se genera y se cubre la demanda de este tipo de servicios y se mejora la oferta a nivel nacional e internacional, incentivando el desarrollo de la industria interna y del capital intelectual de los técnicos, ingenieros y demás especialistas argentinos.

“Este proyecto de Ley no es una iniciativa aislada, es la experiencia acumulada de años de trabajo que viene a cristalizar derechos y a dejar una huella para el futuro. Con esta legislación se busca garantizar que el trabajo de los argentinos perdure en el tiempo, ya que si nosotros no resguardamos nuestros propios recursos tecnológicos e intelectuales, serán utilizados por otras potencias”, sostuvo el presidente de AFTIC, Norberto Berner.

Matias Bianchi, presidente de ARSAT, afirmó que “la importancia de este proyecto es poder asegurar la continuidad en el tiempo de un desarrollo satelital y tecnológico en el que se viene trabajando hace años, asegurando el principal objetivo que es cubrir las posiciones orbitales por satélites diseñados y fabricados en nuestro país, tal como fue decisión política de Néstor y Cristina Kirchner."  Además, agregó que "por este motivo es que debemos generar una nueva regulación que contemple este avance y resguarde lo logrado." Por su parte, Héctor Otheguy, gerente General y CEO del INVAP, respaldó las palabras de Berner y de Bianchi manifestando que "este Plan Satelital no se logra por arte de magia sino que es resultado de un proceso que no sólo es autosustentable, con lo cual al Estado no le insume grandes recursos económicos,  sino que además crea importantes fuentes de trabajo."

Dentro del proyecto también se establece que la empresa ARSAT ejecutará las acciones necesarias con el fin de implementar el mencionado Plan Nacional. El plan prevé, además, la fabricación y posterior lanzamiento de ocho nuevos satélites en los próximos 20 años. Algunos de ellos serán para uso propio y otros serán plataformas para venta al exterior.

A través de este proyecto, concebido como un plan sustentable a largo plazo, se actualiza la regulación adaptándose a la promoción de la industria satelital a nivel mundial. A su vez, se incentiva y se brinda un marco de acción en la búsqueda de nuevas posiciones orbitales para tener mayor capacidad en el desarrollo de servicios e industrias proveedoras, agregando valor a la comercialización de satélites nacionales.

Como parte del proyecto, también se establece la transferencia de la explotación de las bandas de frecuencias de 3G y 4G a ARSAT, correspondientes al lote que quedó desierto. En este sentido, se considera que por sus objetivos e infraestructura, esta empresa del Estado Nacional es una herramienta clave para la implementación de los desafíos que propone la prestación de esta nueva tecnología que mejorará la calidad de las comunicaciones en toda la Argentina. Por este motivo, se reserva preferencialmente para ARSAT el uso de esas frecuencias remanentes y se contempla la posibilidad de que la empresa estatal se asocie con prestadores regionales y cooperativas para poder incrementar la oferta de telefonía móvil en el país, diversificando el acceso y abriendo la posibilidad de que los usuarios elijan entre nuevos prestadores.

Estas decisiones políticas y estratégicas significan no solo un avance a nivel tecnológico y satelital sino también en materia de desarrollo nacional así como en acceso y democracia para todos los ciudadanos. Con la evolución de la plataforma satelital se incorporarán capacidades tecnológicas en el resto del tramado industrial y se profundizará la interacción con la comunidad científica para correr la frontera tecnológica. Esto significa avanzar en mayor inclusión, desarrollo y soberanía nacional integrando a un país que crece con cada desafío y que se fortalece con cada reto cumplido, garantizando más y mejores comunicaciones.